Cayeron los asesinos del sexagenario estrangulado

Aguascalientes, Ags.- Cuatro días después de haber asesinado a un sexagenario, en el interior de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Villas de San Antonio, elementos de la Policía Ministerial capturaron a los dos presuntos homicidas. Uno de ellos en Guadalajara, Jalisco, a donde huyó tras haber perpetrado el crimen, y a su cómplice, un jovenzuelo de 15 años, lo detuvieron aquí, en Norias de Ojocaliente.

Los presuntos asesinos fueron identificados como Jorge Fernando Juárez Gurrola, “El Pollo”, de 21 años, y Juan Carlos, “El Juanillo”, de 15. El primero de ellos resultó ser vecino de la víctima, quien llevó en vida el nombre de Eduardo Villanueva Fernández, de 63 años, quien pernoctaba precisamente al otro lado de su inmueble.

Con relación a los hechos, se informó que elementos de la Policía Ministerial de Estado, resolvieron el crimen que quedara al descubierto el pasado lunes 1 de octubre, luego de que Rocío Elizabeth Villanueva Vargas, de 38 años, una hija de Eduardo, fue a buscarlo porque desde un día anterior no sabía nada de él, además de que no le contestaba el teléfono.

La hija del sexagenario llegó al domicilio donde vivía solo su progenitor, ubicado en la calle Padua número 127, del fraccionamiento Villas de San Antonio, y encontró el cuerpo sin vida en el área del comedor. Estaba boca abajo, maniatado de pies y manos y con una bolsa en la cabeza.

La investigación comenzó con la ubicación del auto Nissan Platina, color tinto, placas de circulación AEF-5504, propiedad del occiso, el cual fue ubicado por elementos de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal, estacionado en el cruce de las calles Gaviotas y Andador Pavorreal, del Infonavit Pilar Blanco.

Al comprobar que se trataba del auto propiedad de la víctima, los policías solicitaron la presencia de Servicios Periciales quienes levantaron huellas, y en ese momento apareció una mujer que se identificó como esposa del dueño del vehículo, a quien le informaron que necesitaban hablar con ella, toda vez que la unidad era parte de una importante investigación.

El ama de hogar les manifestó que su esposo se dedicaba a la compra y venta de autos y que no estaba en ese momento, ya que había salido a la ciudad de Monterrey a conseguir más vehículos, pero que en cuanto llegara, le informaría que tenía que presentarse en la Policía Ministerial.

Al día siguiente se presentó una persona que se identificó como Braulio, de 41 años, y declaró que el domingo 30 de septiembre, se trasladó al auto al tianguis conocido como “Aeropuerto” ubicado en la carretera 45 Sur, con la intención de comprar un vehículo.

Al estar observando los autos, se encontró con unos amigos que sabe tienen lotes de vehículos y observó el Nissan Platina y como le gustó, preguntó si estaba en venta. Enseguida un joven de complexión delgada, moreno claro, con un tatuaje en uno de sus brazos en forma de hongo, le dijo que sí, que se lo daba barato, que le diera solamente 36 mil 500 pesos.

Braulio dijo que el precio le pareció bueno, por lo que decidieron calarlo y al comprobar que la máquina estaba en buen estado, fue a su domicilio en Pilar Blanco y le entregó la cantidad pactada.

En ese instante, dijo que el vendedor le entregó la factura endosada y le manifestó que no traía su credencial de elector, pero que al día siguiente se la daría, por lo que le proporcionó el número de su teléfono celular.

Al día siguiente, Braulio le marcó al teléfono y como no le contestó, decidió dirigirse al lote de autos de sus amigos para preguntar por el paradero del joven que le había vendido la unidad, informándole que le decían “El Pollo” y que tenía su domicilio en la calle Loma Azul número 131, del fraccionamiento Lomas del Mirador, por lo que se dirigió a dicho inmueble y al llegar, se percató que la casa estaba deshabitada.

Con esta declaración, los agentes investigadores se dirigieron al mencionado lote de autos, en donde interrogaron a los trabajadores y ahí comprobaron que la persona que había vendido el Nissan Platina, le apodaban “El Pollo”, indicando que solamente sabían que vivía en Lomas del Mirador, por lo que los ministeriales se dirigieron al lugar y al preguntar a los vecinos por los moradores de la casa, les dijeron que sólo sabían que la mamá de “El Pollo”, vivía en la calle Padua en el fraccionamiento Villas de San Antonio, comprobando que se trataba de la misma calle donde se había registrado el homicidio.

Al llegar a la calle y preguntar a los vecinos por “El Pollo”, dijeron que vivía curiosamente a un lado de la casa del finado, por lo que al tocar fueron recibidos por un ama de hogar que dijo llamarse María y ser la progenitora de “El Pollo”, quien les dijo que su hijo se llamaba Jorge Fernando Juárez Gurrola, y que no estaba, que se encontraba en la ciudad de Guadalajara, por lo que al preguntar por su domicilio, sólo dijo que sabía era en la colonia Loma Alta.

Con estos datos, un grupo de Policías Ministeriales, se dirigieron a la ciudad de Guadalajara y con el apoyo de sus homólogos de Jalisco, dieron con la colonia y se montó un operativo en la zona para tratar de ubicar a “El Pollo”, toda vez que ya contaban con sus fotografías.

El día 4 de octubre, observaron que en el cruce de las calles Basilio Vadillo y Pensador Mexicano, en una bicicleta viajaba un joven que coincidía con las características del solicitado, por lo que se le detuvo y al preguntar por su nombre, se identificó como Jorge Fernando Juárez Gurrola, y que le decían “El Pollo”.

Enseguida lo detuvieron y lo trasladaron a esta ciudad, ya que tenía una orden de comparecencia girada por el Agente del Ministerio Público, encargado de la investigación del asesinato.

CONFESION DE “EL POLLO”

Ya a disposición del AMP, “El Pollo”, dijo que efectivamente él había planeado meterse a robar a la casa de su vecino, toda vez que sabía que por lo regular, los sábados llegaba tarde y bajo los efectos de las bebidas embriagantes, por lo que el viernes 28 de septiembre platicando con un amigo, al que le dicen “El Juanillo”, le planteó que se metieran al domicilio del sexagenario a robar, ya que sabía que tenía dinero, joyas y aparatos y que el golpe lo asestarían al día siguiente.

Ambos quedaron de verse en el transcurso del día sábado y dijo que “El Juanillo”, llegó a las 21:30 horas y comenzaron a ingerir cerveza, hasta cerca de las dos de la mañana, manifestando “El Pollo”, que sus familiares no se encontraban por lo que estuvieron esperando a que llegara el sexagenario.

Dijo que a las 2:00 horas, observaron que arribaba a su domicilio el vecino, por lo que se escondieron a un lado de la casa y al comprobar que metía su carro a la cochera, se introdujeron rápidamente y le asestó un golpe en la cabeza con un pedazo de ladrillo que llevaba.

Manifestó que Eduardo cayó al piso inconsciente por lo que le pidió a “El Juanillo”, que lo arrastrara, lo metiera a la casa y cerrara el portón para que nadie los viera.

Ya en el interior, lo amarraron de pies y manos mientras comenzaban a buscar objetos de valor, descubriendo que había joyas, relojes, y aparatos electrónicos y al estar guardando las cosas, Eduardo recobró el conocimiento.

El sexagenario les dijo que le ayudaran, al ver que era su vecino Jorge Fernando, pero éste le exigió que le indicara en dónde estaba la factura de su carro, que se la diera y Eduardo le dijo que lo desamarrara y que él se la entregaría.

Enseguida le quitaron las ataduras y lo llevaron a una de las recámaras y una vez que entregó la factura, volvieron a atarlo de pies y manos.

En un descuido Eduardo se zafó de las ataduras y agarró del cabello a Jorge Fernando, por lo que éste le dijo a “El Juanillo”, que lo sometiera y una vez que lo logró, le quitó una agujeta de uno de sus zapatos y se la colocaron en el cuello, para comenzar a jalar cada uno un lado, hasta estrangularlo.

Cuando vieron que no se movía, “El Juanillo”, le colocó una bolsa de plástico de color negro en la cabeza, dejándolo tirado en el piso.

Posteriormente, los dos homicidas, comenzaron a subir los objetos que robaron a la cajuela del Nissan Platina y enseguida se dieron a la fuga.

Dentro de su declaración, “El Pollo”, aseguró que se detuvieron en una tienda de conveniencia para tomarse un refresco y esperar que se hiciera de día para llevar el auto al auto tianguis y venderlo para darse a la fuga a la ciudad de Guadalajara.

Después de la venta del auto, “El Pollo”, dijo haberle hablado a su ex pareja a quien invitó a comer, mientras que su cómplice le dijo que se iba a su casa, que después se ponía de acuerdo para repartirse el botín, por lo que ya no supo más de él.

Al día siguiente, Jorge Fernando, fue a empeñar las alhajas al Monte de Piedad, en donde le dieron una buena cantidad. Luego se trasladó a la Central Camionera y compró un boleto a la ciudad de Guadalajara, llegando a la casa de un amigo a quien le dijo que lo iba a visitar y que andaba buscando trabajo, pidiéndole que le permitiera pernoctar en su domicilio, algunos días.

Por otra parte, un grupo de ministeriales se dirigieron a la calle Coral número 410, de la comunidad Norias del Ojocaliente, en donde fue detenido quien dijo llamarse Juan Carlos “N”, de 15 años apodado “El Juanillo”, quien corroboró la declaración que diera su cómplice “El Pollo”.

Los detenidos, quedaron a disposición del Ministerio Público AMP, quien solicitará una orden de arraigo, para la integración de la averiguación previa.

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 05 de Oct, 2012 a las 10:50 pm •
Comentarios para : Cayeron los asesinos del sexagenario estrangulado

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook


Comentar en Disqus
Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.