Expediente Siquiatrico: ‘Mi padre abusó de mis hijas’

TIJUANA, Baja California()”Sonia” tiene 38 años de edad, es originaria de otro Estado del País y residente de esta ciudad desde hace 20 años. Asistió a consulta porque tenía varios años sintiéndose triste, sin ánimo y pesimista. También con irritabilidad, dificultad para dormir y falta de concentración. Refirió que sus síntomas iniciaron hace once años, después de que se enteró que su papá abusaba sexualmente de sus hijas; en ese tiempo, ellas tenían 5 y 6 años de edad.

Ella, su esposo y las niñas habitaban la planta alta de una casa propiedad de los padres, quienes les rentaban y además vivían en la parte baja, ahí mismo tenían una tienda de abarrotes. Siempre preocupada por el cuidado de sus hijas, “Sonia” les aconsejaba que tuvieran cuidado de que ninguna persona las tocara sexualmente o las obligara a tocarlos. Una mañana, su hija mayor le preguntó qué significaba la palabra violación, “Sonia” estaba explicándole cuando de pronto la pequeña empezó a llorar y le comentó algo que la hizo temblar y un escalofrío recorrió su cuerpo; no podía dar crédito a lo que escuchaba: “Es que mi abuelito nos sienta en sus piernas y nos tocas las partes íntimas, nos da dulces y nos dice que no digamos nada. También cuando estamos viendo la televisión, nos tapa con un cojín y nos mete las manos”. En este momento de la entrevista, la expresión de “Sonia” se tornó triste, y sus ojos se llenaron de lágrimas, aun así contuvo el llanto para continuar su relato. Saber lo de sus hijas no fue lo único que le impactó, pues ese mismo día, al notificarles a su madre y a una hermana lo ocurrido, esta última le confesó que lo mismo había pasado con otra hermana, que su papá también había abusado sexualmente de ella cuando tenía 12 años de edad y que incluso en una ocasión la obligó a tomarse una pastilla pensando que estaba embarazada de él. “Sonia” concluyó por qué veía a su hermana llorando, se aislaba y rezaba, y comprendió por qué a los 20 años intentó suicidarse tomando pastillas.

Estos sucesos la derrumbaron emocionalmente y con gran pesar recordó aquellos momentos: “Mi mamá y yo estábamos en choque, todos estábamos en choque. Recuerdo que mi mamá bajó y le dijo: ¡Toma tus cosas y te me largas ahorita mismo!, y pues yo también lo encaré, lo enfrenté y terminó yéndose de la casa. Mi papá siempre fue muy bravucón, muy corajudo y quería regresar, decía que yo había inventado todo para quedarme con su casa”.

Aunque “Sonia” sabía que estos casos debían notificarse y demandarse ante las autoridades correspondientes, tuvieron que pasar tres años para que se decidiera. Ahora se ha recriminado no haberlo hecho pronto y la sensación de culpa la ha acompañado siempre, tal como lo manifestó en estas palabras: “Me daba mucha tristeza, la verdad yo quiero y adoro a mis hijas, y a lo mejor es algo que yo traigo en mi conciencia. Sentí que le di más peso a mi papá… me dolió mucho levantar la demanda… pero me las tocó y no debí haber esperado tanto. Yo nunca creí que eso fuera a pasar en mi casa, podía pensar que eso ocurría en otros lugares, pero no en mi casa, no podía aceptarlo”.

Detuvieron a su padre y por encontrarlo culpable de abuso sexual, pasó siete años en la penitenciaría, salió recientemente. Le dieron el beneficio de libertad completa porque padece de una enfermedad incurable y se le ha complicado bastante. Hace algunos días estuvo hospitalizado y casi muere. “Sonia” no oculta su resentimiento y aunque siente pena por él, no desea tener ningún contacto: “Me dolió mucho verlo, ya es un viejito muy acabado, realmente no lo contábamos. Él tiene el mal del Parkinson y nos hablaron para saber si alguien se podía hacer cargo de él, y les dijimos que no, pero una hermana dijo que ella se lo iba a llevar (vive en otro Estado del País), que no quería que muriera en la cárcel. Yo le dije que no era nadie para juzgarlo, pero que yo no podía tenerlo en la casa, yo no quiero hacerme cargo de él, no me interesa”, concluyó determinantemente.

Análisis del caso

El diagnóstico de la paciente fue de distimia. Con este diagnóstico me refiero a las personas que experimentan un estado de ánimo crónicamente depresivo, es decir durante años han tenido algunos de los siguientes síntomas: Sensación de tristeza, llanto frecuente, insomnio o mucho sueño, falta de apetito o hambre excesiva, disminución de la autoestima, falta de concentración y sentimientos de desesperanza. El estado emocional de la paciente evidentemente tiene relación con el abuso sexual de sus hijas y de su hermana. Los sentimientos de vergüenza, culpa, cólera, miedo y tristeza se apoderaron de ella, y al paso de los años se han reflejaron en una depresión crónica. Actualmente toma medicamentos para ayudarle en su estado de ánimo y asiste con una sicóloga que la apoya a través de sicoterapia y asesoramiento.

Reflexión final

De acuerdo a un estudio realizado en la UNAM, México registra altos índices de abuso sexual infantil; las estadísticas registran más de 16 mil menores anualmente. Las víctimas son en su mayoría niñas y el promedio de edad de los afectados es de 5.7 años. El agresor suele ser el padre, la madre, abuelos, primos, tíos, hermanos, padrastro o la pareja de la mamá. Comúnmente la víctima siente afecto y lealtad hacia ellos, y debido a esto, el abusador la chantajea, amenaza o agrede. La confusión entre “te quiero pero al mismo tiempo abuso de ti” desata en el niño un fuerte sentido de culpabilidad que le conduce a encubrir al abusador. Debemos tener presente que los delincuentes sexuales siempre reinciden y repiten sus abusos; de ahí la importancia de denunciar, por más difícil y doloroso que resulte.

“La mejor manera de darnos cuenta del abuso, es mantener una buena relación de confianza con nuestros hijos.

Aprender a escucharlos e interpretar los mensajes que nos transmiten. Ellos a menudo no tienen palabras para expresar una agresión física de este tipo y debemos apoyarles expresando comprensión. No mostrar irritación ni perder los nervios en su presencia, de lo contrario contribuiríamos a hacerles sentir más culpables”, señaló la Lic. Miriam Hernández, coordinadora de la Campaña Contra la Explotación Sexual Infantil de VMM (2005-2007).

¿Tiene alguna duda o pregunta? Escríbame:

drmaldonadohsmt@gmail.com

Derechos reservados HSMT

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 08 de Sep, 2011 a las 9:46 am •
Comentarios para : Expediente Siquiatrico: ‘Mi padre abusó de mis hijas’

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook
Comentar en Disqus
Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:

Busquedas para esta noticia:

Relatos eroticos padre e hija, relatos eroticos de padres e hijas, relatos eróticos de padre e hija, Relatos eroticos papa e hija, relatos eroticos de niñas de 6 años, relatos padre e hija, relatos eroticos padre hija, relatos eroticos abuso, relatos padre hija, Relatos eroticos mis ninas, padre e hija relatos, relatos de violaciones hot padre hija, mi hija y su papa relatos, relatos sex papa hija, relato de violacion de padre e hija,
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.