Mato a sus padres adoptivos para disponer de los bienes

* Los mataron para disponer de los bienes porque era ella la heredera…

Veracruz .- En el colmo de la ingratitud, Fiamma Lizet Andrade Fabián confesó ante las autoridades ministeriales de Veracruz la forma como planeó, junto con su pareja Omar Norberto Escobar Ramírez (a) “el Güero”, el asesinato de sus padres adoptivos y argumentó que los mataron para disponer de los bienes porque ella era la heredera.

Contó que desde que tenía once años vivía con María Elena Cobos García y Manuel Sánchez Monroy, porque su padre biológico la había mandado a vivir con el señor Monroy. A los 16 años, Fiamma se juntó con el mesero Omar Norberto Escobar y sus padres les dieron una recámara en la planta alta de la casa ubicada en Revillagigedo 1071, colonia Formando Hogar.

Mientras estuvo embarazada permanecieron allí, en la planta alta, pero al nacer su hija, sus padres le dieron permiso de vivir en la sala de la vivienda y, después, como el dinero escaseaba se fue a vivir con su suegra, Mayren Patricia Ramírez Palma.

Al poco tiempo, cuando “el Güero” encontró trabajo abandonaron la casa de su suegra, y sus padres adoptivos le permitieron vivir en una casa que tenían justo frente a la suya, pero sobre la calle Leona Vicario, allí permaneció un año y medio.

Pareja inestable hasta para encontrar el sitio de residencia, Fiamma Lizet y su pareja anduvieron deambulando de casa en casa, hasta que en junio de 2011 su mamá le dio un departamento ubicado en Suárez Peredo 1288-4, en la colonia Virgilio Uribe.

Fiamma confesó que siempre tenía problemas con sus padres adoptivos porque no era buena estudiante, pues sacaba sietes y ochos, pero Manuel Sánchez Monroy quería dieces, para poderla becar.

La muchacha veía y percibía cosas, en una ocasión le dijo a su mamá que su papá Manuel Sánchez la miraba raro, que siempre quería estar con ella y la abrazaba constantemente, la respuesta de doña María Elena fue que no se preocupara, que no le haría nada porque ella conocía de su integridad.

Fiamma Lizet argumentó que por esas cosas empezó a tener resentimiento hacia su padre .

Argumentó que no soportaba la presión de sus padres adoptivos y fue por eso que le comentó a su pareja que tenían que matar a sus papás, además le habían dicho que era la única heredera, que ella se quedaría con todo.

Si los mataban, pensó, podría disponer de los bienes y quedarse con todo, antes de que fueran a cambiar de opinión.

Ya con la decisión tomada, una semana antes del crimen, fueron a buscar a Eyerid de Jesús Zequera Ortíz (a) “el Centenario”, a la colonia El Vergel, y al platicarle el plan aceptó ayudarlos a matar a sus papás, pero buscaría la ayuda de otro compa, apodado Diego.

Llegó el tres de julio y como a las diez de la noche llegaron a su casa, el departamento ubicado frente a la casa de sus papás, “el Centenario” y Diego, ultimando los detalles allí y a las once y cuarto, Fiamma fue a la vivienda de sus padres con el argumento de que iba a preparar palomitas en el micro.

Pudo percatarse que su papá estaba en el cuarto y cinco minutos después arribaron “el Centenario” y Diego, ella estaba en la cocina con las palomitas y pudo percatarse cuando Eyerid de Jesús sacó una pistola y le apuntó a la cabeza a su mamá María Elena Cobos, pero no le disparó, sólo la amagó.

La llevaron a la recámara donde ya se encontraba su papá, los sometieron y en ese momento arribó a la vivienda el mesero Omar Norberto Escobar Ramírez.

Ella escuchó y vio cuando Diego le ordenó a su pareja que le pusiera a su papá la bolsa en la cabeza, la sentaron en la orilla de la cama y lo afixiaron, “escuché que mi papá gemía”, “el Centenario” ayudó a Omar para matarlo, Manuel quedó tendido en la cama, en ropa interior.

A su mamá la sentaron en el piso, entre la cama y la cómoda, después Diego con la ayuda de Omar le pusieron la bolsa de plástico en la cabeza, “cuando vi que le ponían la bolsa a mi mamá me salí de la recámara, me senté en el piso, en un rincón de la sala”, recordó la muchacha.

Cuando los tres tipos salieron de la recámara les preguntó qué había pasado y contestaron que ya estaba muerta, tirada en el piso, boca abajo, pero ella sí estaba vestida, entonces Fiamma se levantó y fue a la cocina a buscar sus palomitas.

El “Centenario” y Diego se marcharon para sus casas y ella, con su pareja, cruzaron la calle para ir a su departamento porque habían dejado sola a su niña.

Esa madrugada, el crimen empezó a atormentar a Fiamma pues recuerda que no podía dormir, incluso, salió a tomar aire y fue a la tienda a comprar dos yogures, uno se tomó Norberto y el otro ella, al otro día por la mañana salieron rumbo a México, en busca de su papá biológico.

Con la mente llena de maldad, antes de viajar a México, Fiamma escribió una nota y la dejó en su departamento, la nota decía, “Te fui a buscar, no te encontré y me fui a México”, era un recado para la familia, para que no se preocuparan ni la buscaran.

Tomaron un ADO y se fueron a México, para visitar a su papá biológico, pero una semana después el papá biológico la llevó a la casa de su tía y ahí la dejó, como ocurrió cuando la chamaca tenía once años.

No hace mucho regresaron al puerto, a la casa de su suegro en la colonia Zaragoza, y le preguntó si se había enterado que habían fallecido sus papás, que si ella sabía si alguien les quería hacer daño, Fiamma contestó, con esa sangre fría que caracteriza a los criminales, que había una persona que les debía 150 mil pesos, “se lo dije a mi suegro para que no sospechara de mí ni de mi pareja”, justificó con cinismo.

El suegro le mostró dos ejemplares del periódico, en uno decía que los señores habían muerto por envenenamiento y en el otro que por disparos, ninguno tenía razón, sólo Fiamma conocía la verdad, pero estaba dispuesta a vivir por siempre con ese secreto.

Cuando vio las fotografías en los periódicos se impactó, se puso a llorar y confiesa que no supo qué hacer, allí permaneció un mes y después se fue a vivir a la casa de su suegra, “de arrimados”, como lo calificó.

El martes fue a la casa donde creció al lado de sus padres adoptivos y sacó unos aparatos electrónicos, para empeñarlos, pero los detuvo la Policía y se descubrió que ellos habían sido los asesinos.

En las próximas horas, Fiamma Lizet Andrade Fabián de 19 años, junto con su pareja Omar Norberto Escobar Ramírez (a) “el Güero” ingresarán a El Penalito, donde quedarán a disposición de un juez de Primera Instancia por delito de homicidio.

La cárcel será su hogar durante muchos años, muchachos avariciosos que nunca conocieron de valores y acabaron asesinando a sus padres movidos por la ingratitud.

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 01 de Dec, 2011 a las 4:45 am •
Comentarios para : Mato a sus padres adoptivos para disponer de los bienes

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook


Los comentarios de Disqus estarán cerrados hasta nuevo aviso, gracias por participar
Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:

Busquedas para esta noticia:

mata a sus padres adoptivos, joven mata a sus padres adoptivos, joven asesina a sus padres en xalapa, hijo mata a sus padres en xalapa, el guero mata a sus padres, joven que mata asus papas en xalap, joven mató a padres en Xalapa, joven mata Asus papas Xalapa, joven mata a sus padres en xalapa, hijo que mata asus padres en xalapa, noticias de hoy en xalapa del hijo que mata asus papas,
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.