Homenaje a los policías caídos

La Paz, Baja California Sur. – Con los cuerpos presentes de los dos policías muertos caídos en el cumplimiento de su deber, autoridades municipales y de la Dirección General de Seguridad Pública, Policìa Preventiva y Tránsito Municipal, rindieron solemne homenaje a los policías muertos: José Ramón Manríquez Manríquez y Jorge Adalberto Leyva Manríquez, caídos en el cumplimiento de su deber.

El acto luctoso se llevó a cabo a las 14:00 horas de ayer 13 de junio de 2011 en la explanada de la Dirección General de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal, donde llegaron dos carrozas procedentes de San Antonio, Baja California Sur, con los cuerpos.

Fueron recibidos por sus compañeros policías y familiares en medio de dolor, tristeza y sollozos. La banda de guerra de la corporación policiaca con el toque de diana y los llantos de los familiares, cimbraron a los asistentes, cuyas lágrimas brotaron de sus ojos contagiados por el dolor.

Jesús Alfredo Valenzuela Cruz, comandante general de la Policía Municipal preventiva, al pasar lista de asistencia mencionó tres veces los nombres de los fallecidos, que fueron contestados al unísonos por sus compañeros de armas.

Terminada la ceremonia luctuosa los cuerpos fueron trasladados a San Antonio, Baja California Sur, a través de las carrozas que fueron custodiadas por motocicletas y patrullas, allá recibieron cristiana sepultura.

Antes, el comandante general Jesús Alfredo Velenzuela Cruz, leyó el siguiente mensaje dedicado al hijo del policía.

” Sí hijo mío, soy policía”. ” Mi trabajo es muy modesto tú lo sabes y apenas nos da para vivir, pero dentro de su modestia tiene muchas satisfacciones”.

“Somos los malos de la sociedad que tanto nos necesita y tan mal nos paga; pero créeme hijo, da gusto servir a los demás y nos sentimos importantes cuando salvamos una vida, protegemos a un inocente o detenemos a un criminal”.

“Éstas son satisfacciones que en otro trabajo no se tiene , cuando cumplimos con nuestro deber, porque todos quisieran que la ley se cumpliera pero sólo para los demás y no para ellos”.

“La gente nos humilla cuando nos ofrece una dádiva para que no cumplamos con nuestro deber y si la aceptamos nos dicen mordelones, tú sabes, hijo, que cuando salgo de la casa no sé si volveré a verte porque nuestro trabajo es de riesgo constante, en donde va de por medio la vida misma”.

“Así es a veces tenemos que morir defendiendo la vida y propiedad ajena mientras tú me esperas inútilmente para darme ese beso que a diario me das de bienvenida y entonces hijo, me duele decírtelo, ya no volverás a verme porque habré entregado mi vida por esta ingrata sociedad que tanto nos exige y nada me da que ni siquiera es capaz de pedir que o den un sueldo decoroso para que tú y todos los hijos de los policías puedan estudiar una carrera donde pueda servir como yo a lo demás”.

” Si a veces no te veo es porque en este ingrato pero emocionante trabajo no tenemos horario; sí es cierto trabajamos 12 horas pero eso es sólo cuando se puede, pues a veces por necesidad del servicio doblamos el horario de trabajo”.

” Lo siento hijo nosotros nunca decimos que no, cuando sabemos que otros nos necesitan para su seguridad porque es cierto que cuando la sociedad descansa o duerme, nosotros estamos de pie vigilando”.

” Cuánto quisiera poder estar a tu lado vigilando tu sueño; mirándote crecer, sonriendo contigo, pero confórmate -porque no hay otro remedio- con verme de vez en cuando; de todas maneras yo estoy contigo pensando en ti, porque nunca te olvido”.

” Ahora yo también estudio para ser mejor policía y eso también me impide verte más tiempo. Perdóname hijo, me gusta ser policía y lucho con mis compañeros porque tú y otros niños, jóvenes y adultos puedan desarrollarse con seguridad y puedan caminar por las calles y llegar a la escuela libres de sobresaltos y miedos”.

“Porque para eso estoy aquí y por eso soy policía, no importa que nos ataquen y que la gente nos acuse por no dejarnos golpear o matar. Si tú supieras hijo con qué clase de gente nos enfrentamos diariamente, drogadictos, borrachos, asesinos, influyentes, todos ellos irrespetuosos y agresivos y nosotros tenemos que tratarlos como si fueran gente decente”.

“Deveras esto es lo que más nos lastima, que no sepan o que no se den cuenta que nosotros también somos seres humanos y que nos duelen los insultos y que nos agredan demonios”.-

“Que crean que estamos obligados a aguantar todo porque somos policías olvidados de Dios”.

“Hijo, quiero que me comprendas y que sepas porque soy policía no puedo atenderte como te mereces ni darte todo lo que necesitas; sólo puedo darte como herencia, mi honor, mi orgullo y mi dignidad de hombre. Te abrazo con mucho cariño”, acotó.

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 14 de Jun, 2011 a las 12:05 am •
Comentarios para : Homenaje a los policías caídos

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook
Comentar en Disqus
Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.