La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Joel, sueño americano que terminó en tragedia

joel rayon panieguaLa tragedia del Club Pulse, de Orlando, Florida, alcanzó a la familia Rayón Paniagua. Desde hace 9 meses, Joel Rayón se despidió de ellos para emprender una aventura con la esperanza de mejorar su vida, su situación económica y ayudar a su madre.

Sin embargo, el sueño se convirtió en pesadilla, al ser una de las 50 víctimas mortales del ataque en el centro nocturno.

La noticia de la matanza cayó como balde de agua fría a doña Rufina Paniagua, quien recuerda todavía con dolor las últimas palabras que le dedicó su hijo:

“Te quiero mucho, mamá. Cuídense ustedes allá, que yo acá también me cuido”.

Doña Rufina y su hijo Nicolás Paniagua llegaron a Xalapa, procedentes de su natal Córdoba, prácticamente de “aventón”. Acudieron al llamado de la oficina de Atención al Migrante. Su titular Claudia Ramón Perea los acompañó a Relaciones Exteriores para solicitar una visa humanitaria y poder viajar a Estados Unidos, para reclamar los restos de Joel, quien al morir tenía 31 años.

Nicolás, su hermano, reconoce que Joel era inquieto y quería superarse. Joel era el tercero de 5 hermanos y su escolaridad sólo era de primaria, hasta que hace poco ingresó a la secundaria abierta, pero sus ansias de mejorar y contagiado por el entusiasmo de otros amigos, quienes también partieron a la aventura, ellos lo animaron a cruzar.

De acuerdo con Nicolás, era la tercera vez que intentaba llegar del otro lado de la frontera. Lo hizo porque poco a poco construía su casa, había conseguido un lote en pagos y ahora, poco a poco levantaba muros. No llegó a concluirla, porque su plan era reunir dinero, ahorrar para invertir en su bienestar.

Joel lo intentó tres veces, a la cuarta cruzó a Estados Unidos. Había conseguido un préstamo para poder llegar a Florida y conforme a sus posibilidades lo iba pagando.

Doña Rufina aseguró que lo único que la sostiene en este momento es que debe ir por su hijo y regresar con restos para sepultarlo. Para eso tiene que llegar a Orlando e identificarlo.

Dijo que ha recibido llamadas de organizaciones y autoridades, todos para dar el pésame, sin embargo, aún esperan ayuda, porque ellos no cuentan con recursos para poder trasladarse.

“No puedo decirle nada más que me espere allá donde está, y algún día no muy lejano nos podamos reunir allá donde esté. Es lo único que le puedo decir”, dijo doña Rufina entre llantos.

Con información de Excelsior

 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba