La calma en espera de la tormenta: La Ruana

BUENAVISTA TOMATLÁN, Mich.- Temor es lo que se respira en el ambiente de Felipe Carrillo Puerto o La Ruana, en este municipio; miedo es lo que se ve en el rostro de su gente, y valor es lo que demuestran todos al estar unidos en la lucha que iniciaron hace algunas semanas: la pelea contra el crimen organizado.

Cientos de personas recorren en motos y autos el municipio, vigilan constantemente que “los malos” no entren a su tierra, se comunican: “acaba de ingresar un coche extraño”, “síguelo”, se contestan, todo para evitar cualquier sorpresa de la delincuencia.

Incluso el lunes por la noche ya tuvieron una de esas desagradables visitas: “Trataron de meterse al pueblo, pero no lo lograron, aventaron tres granadas con la intención de lastimar a los que estábamos aquí, en la guardia, y no lo consiguieron porque no explotaron, afortunadamente eran viejas o defectuosas, y no estallaron, si no, quizá estaríamos hablando de una tragedia”, aseguró uno de los policías comunitarios que hay en la zona.

Otro de ellos se sumó a la narración de su compañero: “Echaron bala, como locos dispararon para todos lados, varios impactos dieron en las casas, donde hay mujeres y niños, pero también gracias a Dios nadie resultó herido”.

Están al pendiente y tajantemente rechazan la infiltración del Cartel Jalisco Nueva Generación entre sus filas: “No queremos inmiscuido aquí a ningún grupo de la delincuencia organizada; nos han llamado haciéndonos malas ofertas, las cuales obviamente hemos mandado a volar, ya que seríamos muy tontos al combatir a un grupo delictivo y aceptar a otro”, declaró otro de los guardias comunitarios.

A manera de sarcasmo, mientras cortaba una sandía en una humilde base de cama, uno de los ruanenses dijo: “Somos tan buen cártel que mire los manjares que comemos, un buen filete de sandía”.

Luego explicó: “Los cárteles están bien financiados, hay mucho dinero de por medio, y aquí ustedes pueden ver que sólo hay carencias, somos principalmente limoneros y de eso nos mantenemos, no hay riquezas desmedidas y si nos armamos con fusiles de grueso calibre es porque no podemos combatir a los delincuentes con resorteras; es más, muchos de los rifles son de los que les quitamos a la Policía Municipal y están debidamente matriculados”.

En las carreteras ya se ve presencia del Gobierno Federal, un puesto militar por aquí, un retén de federales kilómetros más adelante; en cada punto tanto los soldados como los elementos de la Policía Federal (PF) revisan a los choferes y automóviles sospechosos, “¿A dónde va?”, “¿En qué trabaja”, “¿Trae alguna identificación?”, son las preguntas de los uniformados.

“Confiamos en que el Gobierno Federal vea nuestra situación y nos respalde, porque no somos criminales, tenemos familias, sentimos temor y deseamos que el presidente de la República resuelva esta situación, porque tenemos fe en él”, indicó uno de los lugareños.

Sobre las recientes detenciones de policías comunitarios a manos del Ejército, los pobladores coincidieron al referir que se había tratado de un malentendido: “Es gente de La Ruana, ninguno pertenece a la delincuencia, viven humildemente y no sabemos qué haya motivado esta acción, pero ya hemos dialogado con los mandos castrenses y esperamos que este malentendido se resuelva y nuestros compañeros salgan libres”, expuso otro de los integrantes del grupo de autodefensa.

Comentaron que los atentados más recientes en su contra fueron los sucedidos la mañana de este miércoles: “Una gasolinera quemada, un empaque de limón incendiado con vehículos y máquinas, ahí trabajaba gente de nosotros y ellos (los criminales) atacaron esos sitios para culparnos de sus actos, cerca de 80 familias resultaron afectadas, pues laboraban ahí”, señaló otro de los policías comunitarios.

Las personas de la Policía Comunitaria de La Ruana saben que no hay vuelta atrás, conocen perfectamente que juegan a una ruleta rusa al enfrentarse contra el crimen, donde el destino sufrido podría ser trágico, constantes amenazas de ataques; “ya quemaron otro empaque”, “van a venir más de 500 sicarios a rafaguear el pueblo”, son los rumores de terror que circulan por las calles de la comunidad, no obstante sus habitantes se mantienen firmes, pues saben que nadie más los cuidará si no son ellos, una lucha que se teme podría escribirse con sangre, pero están dispuestos a pelear a cambio de defender lo que es suyo: “Estamos en la calma, en espera de la tormenta”, finaliza uno más de los ruanenses. (A)

(Con informacion de Elsoldemorelia)

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 14 de Mar, 2013 a las 12:40 am •
Comentarios para : La calma en espera de la tormenta: La Ruana

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook
Comentar en Disqus
  • JUAN CORTINA

    YA DEJE DE MOLESTARME, E INTIMIDARME, AMENAZARME CON ARMAS DE FUEGO Q PERTENECEN A LA SEDENA TENIENTE NESTOR JOSUE RUIZ MAYEYA DEL 51 BATALLON DE APATZINGAN, ACEPTO Q ME MAME A SU VIEJA LA MILITAR MARISOL LARA VIVEROS, ESO USTED YA LO SABE Y NO FUE MI CULPA, ELLA M LLAMABA POR TELEFONO,, SEDENA ACASO DEJAS ANDAR ARMADOS A MILITARES CUANDO ANDAN DE CIVILES ?

    • LUCIA

      HAY AMIGO SE VE QUE NO SABES DE LA VIDA LEE, LEER ES UNA BUENA ACTIVDAD QUE TE ALEJA DE ESTAS ACTIVIDADES QUE SOLO TE HACEN VERTE COMO UN DOLIDO Y FALTA DE HOMBRIA, TE RECOMIENDO QUE LEAS LA LEY FEDERAL DE ARMAS DE FUEGO Y EXPLOSIVOS Y SU REGLAMENTO TAL VEZ TE QUITE LO TONTO Y TE DE SABIDURIA

Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:

Busquedas para esta noticia:

valor por la ruana, noticias nuevas de la Ruana y Buenavista tomatlan, la ruana michoacan videos, nota roja la ruana,
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.