La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Llamamos al 911; todo el tiempo hubo disparos: sobreviviente de la masacre de Orlando

CIUDAD DE MÉXICO.

En medio de los disparos vi unas escaleras; subí y daban hacia una oficina donde me escondí con otras cinco personas; después de tres intentos logramos llamar al 911.

Así vivió Javier Nava Coria, originario de la Ciudad de México, los primeros minutos de la masacre en el club Pulse de Orlando, que dejó un saldo de 50 muertos.

En entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, Nava Coria, quien radica en Orlando desde hace dos años, dijo que esa noche llegó al bar en compañía de un amigo, para luego reunirse con otras seis personas.

A una hora de su llegada comenzaron las detonaciones y en medio de la confusión, una bala impactó su abdomen; aun así, logró ponerse a salvo.

“Una bala me alcanzó en el abdomen, me impulsé para levantarme y caminar un poco hacia un almacén atrás de bar donde me escondí; ahí me sentí todavía inseguro, era muy fácil entrar… miré unas escaleras y las subí, daban hacia una oficina privada donde yo me quedé escondido con otras 5 personas… así tuvimos contacto con la policía, llamamos al 911”.

Una vez adentro, marcó al 911 en dos ocasiones sin obtener respuesta, al tercer intento una voz le dio indicaciones para mantenerse a salvo.

“Teníamos miedo que esta persona subiera y nos descubriera… llamamos al 911 y nos daban instrucciones pero teníamos mucho miedo porque se seguían escuchando disparos […] nos dicen que abriéramos la puerta y salgamos pero uno tiene miedo y no sabe qué hay afuera… nos decían que todo estaba bien, que la policía estaba ahí y que ya sabían dónde estábamos”. “Cuando abrimos nos gritaron que levantáramos las manos, yo fui el último en salir de la oficina y les grité que estaba herido, que por favor me ayudaran, me dijeron que no, que bajara”

Una vez que bajó por las escaleras vio a los policías apuntándoles “entonces voy bajando poco a poco, con una mano sosteniéndome de las escalera y con la otra presionándome el abdomen, cuando bajé el policía me sostuvo, me ayudaron a salir del club, afuera estaban otros policías esperándonos y nos llevaron con los paramédicos”.

A la mañana siguiente Javier fue intervenido quirúrgicamente.

“No me quitaron la bala… la cirugía fue porque tenían que cerciorarse de que no tuviera un sangrado interno, tenía muy inflamado en pecho y el estómago […] la bala estaba alojada entre la piel y el músculo, eso lo descubrieron mucho más tarde, me dijeron que era mucho más peligroso sacer la bala porque podría traer complicaciones, una infección”.

Personal del Consulado de México en Orlando, Florida, visitó a Javier en el hospital donde se recupera de la operación, para ofrecerle ayuda.

“La noche del lunes llegó personal del Cónsul de México en Orlando al hospital, me ofrecieron ayuda y me pusieron en contacto con mi familia, y me dijeron que mi familia los había contactado desde un día antes”.

Javier dijo que los médicos le informaron que posiblemente hoy lo den de alta y le ofrecieron ayuda para seguir con sus terapias de recuperación, así como el apoyo de una enfermera para que los cuidados postoperatorios.

“Tenía pales para regresar a México el próximo año… el Consulado me está apoyando, me comentan que tengo que obtener una Visa para regresar más rápido y pueda entrar y salir de EU… Estoy tratando de hacer una residencia y con la ayuda del Cónsul mexicano será más fácil”.

mpe

 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba