La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Maestro de Ayotzinapa se despidió de su hija y sus santos

Gelacio Navarrete Morales se persignó frente a las imágenes de la Virgen de Guadalupe, el Señor Santiago y el niño Dios. Se despidió de su hija y salió de su casa para ir a la Normal Rural de Ayotzinapa, donde impartía el taller de talabartería; horas después su cadáver fue hallado en una bolsa.

“Todas las mañanas él salía de la casa. Yo lo vi ayer antes de que se saliera de la casa. Él era muy católico. Lo vi parado frente a sus santos, me dijo ‘ya me voy hija’ y se fue. No creí que fuera la última vez que lo iba a ver. Eso fue a las 9:40 de la mañana. Yo vi la hora”, recuerda su hija Lady en entrevista para MILENIO.

Horas después el cuerpo de Gelacio, de 50 años, fue hallado en una bolsa negra de plástico en un basurero sobre la carretera federal Chilpancingo-Tixtla, a la altura del cerro del Machohua, en Guerrero. El fiscal Xavier Olea dijo que dos hombres balearon al maestro, lo ‘levantaron’ y después lo entregaron a cuatro personas encapuchadas.

Alrededor de la 1 de la tarde alguien avisó a la familia de Lady que su papá había sufrido un atentado, buscó en Facebook y encontró la noticia. “Decidí llamarle y llamarle, pero nunca contestó el teléfono. Lo que hice fue salir a buscarlo”, dijo.

“Cuando estaba en la Ministerial escuché el reporte de que habían hallado a una persona sin vida sobre la carretera Tixtla-Chilpancingo, tomé un taxi y llegué al lugar que estaba cercado por policías. El cuerpo se encontraba adentro de una bolsa”, dijo.

“Solo queremos que se haga justicia. Estamos en un municipio (Tixtla) donde se desencadena la violencia muy fuerte. No esperábamos ser lastimados por esta ola. Todavía no lo puedo asimilar, ni creer, no hay justificación de porqué lo mataron”, lamenta la joven quien habla por teléfono con la voz entrecortada.

Lady recuerda que su papá sabía trabajar de muchas cosas y eso le permitió llegar a la normal a dar clases.

“Él podía hacer de todo. Trabajaba madera, piel; era electricista, pintor: era un estuche de monerías. Siempre fue su hobby hacer carteras, bolsas, trabajar con la piel. Encontrar el espacio en la Normal, es cuando decide trabajar con esto y enseñarle su conocimiento a sus alumnos”, dijo.

Los últimos ocho años trabajó en la Normal, donde impartió el taller de talabartería, el cual consiste en hacer correas y cinturones de cuero. Sus alumnos le decían “Tío”, como a todos los trabajadores en esa escuela.

“Mi papá nunca fue violento con sus hijos, sí de repente daba un jalón de orejas, pero nunca pasó a más”, dijo.

Aseguró que su papá solo conoció a los 43 normalistas desaparecidos por la semana de prueba que los estudiantes hacen y porque unos vivían en Tixtla, pero su taller lo daba en otros grados y es opcional.

Dijo que las autoridades le entregaron el pantalón, calcetas y cinturón de su papá; la camisa se la llevaron los peritos y reportó que no le entregaron la mariconera, una cadena de oro, ni la cartera de su papá.

Lady tiene tres hermanos, uno de ellos es Iván, quien recuerda que cuando era niño su papá iba por él al preescolar, que lo cargaba y le contaba historias.

“Recuerdo que siempre cuando hacía sus trabajos de talabartería, él me hablaba para que estuviera junto a él porque quería que aprendiera y fuera el mejor en todo. Siempre me buscaba sacar una sonrisa con sus bromas y lo que más recuerdo es cuando quería jugar futbol él siempre agarraba la pelota”, dijo.

¿Te informaste? Dale
 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba