Marina fortalece captura de narcos con ayuda de EU

 El papel protagónico de la Secretaría de Marina en el combate al crimen organizado en México es también producto de una cada vez mayor colaboración con Estados Unidos, país que desde 1993 se fijó la meta de transformar a la dependencia en un área estratégica en el combate al narcotráfico. Y lo logró.

La alianza, hasta ahora reconocida con agencias estadounidenses, se tradujo en que durante este sexenio se alcanzó una cooperación histórica, según reportes del Congreso de Estados Unidos y funcionarios de la Agencia Antidrogas (DEA).

“El reto que tendrá la Marina mexicana es que sus cuadros de inteligencia puedan ofrecer información que permita mantener un combate, o de otra forma parecerá que solo son golpes de suerte y no el resultado de un trabajo profesional”, señaló un funcionario de la DEA, que solicitó no ser citado.

La crítica surgió ante la fortuita caída de Heriberto Lazcano, El Lazca, abatido por personal naval en Coahuila, que no fue producto de tareas de inteligencia, y cuya falta de identificación oportuna, derivó en que el cuerpo no se resguardó y fue sustraído de una funeraria.

“Es un hecho que las agencias de Estados Unidos le han proporcionado a la Marina, a través de la cooperación, inteligencia valiosa cuyos resultados son evidentes”, destacó la fuente.

La noticia de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, abatido por personal naval el 16 de diciembre de 2009 en Cuernavaca, Morelos, dió un giro cuando Michele Leonhart, entonces administradora de la DEA, públicamente informó que las fuerzas especiales de la Semar contaron con inteligencia de Estados Unidos para el operativo, mientras que el gobierno de México y la dependencia se adjudicaban el crédito total.

Leonhart señaló que la muerte del capo “ha dado un golpe que deja inválido a uno de los más violentos cárteles del mundo y ocurre como resultado de cooperación y de compartir inteligencia entre agencias de la ley en Estados Unidos y nuestros valientes socios en México”.

Agregó que “el reinado de Arturo Beltrán Leyva ha terminado. Su cártel ha sido directamente responsable de buena parte de la violencia que domina a México, y ésta operación es un modelo de nuestro compromiso de continuar trabajando en cercana cooperación con nuestros socios mexicanos”.

Desde entonces las agencias de Estados Unidos han continuado enviando información a la Semar, en especial la DEA, el Pentágono y el Comando Norte, sobre operaciones y miembros de los cárteles mexicanos, incluyendo aquellos que no ocupan niveles de relevancia, pero que podrían hacerlo en los siguientes años en caso de no detenerlos, señaló una de las fuentes consultadas.

El potencial de la Semar

“Desde la década de los 90 la Agencia Antidrogas y otras como el Pentágono realizaron diagnósticos del potencial que tenía la Marina para interceptar droga vía marítima con apoyo de Estados Unidos, pero existían enormes restricciones de soberanía que impedían incluso que personal estadounidense abordara embarcaciones mexicanas, eso cambió al iniciar el gobierno del presidente Felipe Calderón”, explicó el funcionario de la DEA.

Hoy se realiza intercambio de información y se comparte inteligencia sin que sea necesaria la supervisión, por ejemplo, del Congreso mexicano; sólo se pide autorización para la participación de los infantes mexicanos en ejercicios de prácticas navales internacionales, que se realizan cada año.

El 10 de mayo de 1993, la Oficina de Fiscalización Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés), el brazo investigador del Congreso de Estados Unidos, presentó un reporte sobre la necesidad de revisar la estrategia de intercepción de drogas en México, un documento de 61 páginas que originalmente fue restringido.

En el reporte, la GAO refirió que la Agencia Antidrogas propuso estrategias de combate al narcotráfico en México destacando que la “DEA inicialmente planea enfocarse en la expansión marítima hasta que los oficiales mexicanos aprueben establecer retenes en las carreteras”, además de que “la expansión de actividades de intercepción requerirá el reclutamiento de informantes confidenciales”.

Puntualizó que “los grandes gastos se esperan estén relacionados en proporcionar equipo a la Marina mexicana, la cual será un gran participante en el futuro de las operaciones de intercepción. Oficiales de la DEA y DOD (Departamento de Defensa), notaron que la NBRF (Fuerza de Respuesta de la Frontera Norte) necesita dirigirse a las deficiencias de equipo de la Marina mexicana”.

Además el reporte explicaba que “la Marina ha conducido varias operaciones de intercepción basada en la información desarrollada y proporcionada a ellos por la NBFR. Su involucramiento en las actividades de intercepción se espera se incremente”.

En ese punto advertía que “de acuerdo con algunos oficiales de la Embajada de Estados Unidos, ha habido algunas dificultades de coordinación entre la Procuraduría General de la República y la Marina cuando su asistencia es requerida para apoyar las operaciones de NBFR”.

Otro reporte de GAO, que data de junio de 1996, indica que oficiales del Departamento de Estado consideraban que el Servicio de Aduanas y de Guardacostas podría dar entrenamiento en inspección y abordaje de embarcaciones a la Marina de México, aunque la ley mexicana impedía la interacción con esas agencias.

Se indicaba que “los oficiales del Departamento de Estado notaron que el grado con el que la Marina mexicana se involucre en los esfuerzos de control de drogas serán un indicador de la voluntad política del país para dirigir el problema del narcotráfico”.

Los siguientes siete informes de la GAO —entre marzo de 1998 y julio de 2010— continuaron informando del interés del gobierno estadounidense para que la Marina se involucrara, y creciera su participación en el combate al narcotráfico con apoyo en equipo, entrenamiento e información de inteligencia de las agencias y Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Alianza se estrecha

Las partidas destinadas a la Semar en los presupuestos del gobierno estadounidense desde 1993 a la fecha se incrementaron, y fluyeron aún más a partir de la Iniciativa Mérida.

La GAO reportó en octubre de 2007, sobre “la Asistencia de Estados Unidos a la Marina Mexicana”, que desde el 2000 el Departamento de Defensa de Estados Unidos gastó 58 millones de dólares en equipo y entrenamiento para el Ejército mexicano, “para ayudar a la Marina a interceptar aeronaves y embarcaciones sospechosas de transportar drogas”.

Desde el 2000, destacó, se registró una mayor cooperación entre las autoridades de México y Estados Unidos en operaciones marítimas “particularmente con respecto al abordaje, búsqueda y aseguramiento de embarcaciones sospechosas que transitaban por aguas mexicanas”.

En este punto, refirió que “en años recientes, la Marina mexicana regularmente respondió a la información de Estados Unidos sobre embarcaciones transitando en aguas mexicanas —46 veces en 2006—, por ejemplo”.

Mencionó que “la Marina convino en varias ocasiones en colocar temporalmente oficiales mexicanos de enlace a bordo de embarcaciones de la Guardia Costera de Estados Unidos, así como en colocar oficiales estadounidenses de la Guardia Costera a bordo de embarcaciones mexicanas. La Marina también permitió a personal judicial participar en algunos desembarcos de búsqueda y análisis de post decomisos”.

Sin embargo, se quejó de la falta de un acuerdo bilateral marítimo de cooperación que permita a los agentes o personal de Estados Unidos abordar y buscar en embarcaciones sospechosas con bandera mexicana en altamar, sin solicitar autorización al gobierno de México basado en caso por caso, ya que el trámite genera la pérdida de evidencia ya que los sospechosos tiran la droga al mar, o escapan.

Con el inicio de la administración del presidente Calderón se ampliaron las funciones de la Semar hacia el interior del país, en operaciones terrestres. En abril de 2009, su titular, el almirante Francisco Mariano Saynez dijo que desde el inicio del sexenio se fijó como prioritario reforzar los esquemas operacionales de la Secretaría de Marina para coadyuvar a la seguridad interior del país.

Destacó la aplicación de convenios internacionales, siendo los más importantes con Estados Unidos, sin precisar las dependencias involucradas.

Para julio de 2010 la GAO reportó que bajo la Iniciativa Mérida la administración del presidente Barack Obama solicitó al Congreso de Estados Unidos 260 millones de dólares, del Fondo de Asistencia Militar (FMF, por sus siglas en inglés) “para acelerar la asistencia aérea a la Marina mexicana”. En el último año recibió tres helicópteros Black Hawk, un avión Casa 235, Persuader, con tecnología de última generación, tres vehículos de inspección no intrusiva, y equipo de detección de radioactividad.

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
Noticias de Mexico publicadas por el 14 de Oct, 2012 a las 2:08 am •
Comentarios para : Marina fortalece captura de narcos con ayuda de EU

Las opiniones y comentarios expresados aquí no representan la opinión o el punto de vista de La Policiaca de ninguna manera. Evite escribir malas palabras e insultos. Los comentarios ofensivos serán borrados. Usted es responsable de lo que publica en el portal.

Comentar en Facebook


Los comentarios de Disqus estarán cerrados hasta nuevo aviso, gracias por participar
Noticia Siguiente:
Noticia Anterior:
La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.
La informacion que se muestra refleja el contenido de informacion disponible publicamente en la red.