La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Mató a sacerdote por las limosnas

Mató a sacerdote por las limosnasLos Reyes, La Paz, Estado de México.- Elementos de la Policía Ministerial del Estado de México, lograron la detención de un individuo acusado de asesinar al sacerdote Luís López Villa de 71 años de edad, quien la noche del pasado miércoles fue encontrado amarrado, amordazado y degollado dentro de su habitación, en la Iglesia de San Isidro Labrador.

El responsable del crimen resultó ser el ayudante del párroco, Celso “N”, de 24 años de edad, quien al ser detenido e interrogado por elementos de la Policía Ministerial confesó que había privado de la vida al cura, debido a que éste lo sorprendió cuando se robaba las limosnas de la Iglesia y amenazó con denunciarlo a las autoridades policiacas.

Fue la noche del pasado miércoles, cuando se vivieron momentos de consternación e indignación entre feligreses de la Colonia El Pino, en este municipio, al darse a conocer que el párroco Luís López Villa, había sido brutalmente asesinado y encontrado amarrado, amordazado y degollado, en el interior de su habitación, dentro del mismo templo.

A raíz del cobarde asesinato y en respuesta a las demandas de justicia de los feligreses, elementos de la Policía Ministerial iniciaron de lleno con los trabajos de investigación, con el fin de aclarar el artero asesinato y lograr la identificación y captura de él o los homicidas.

Al iniciar con los trabajos de investigación, los investigadores se enteraron que un joven de 24 años de nombre Celso “N”, era quien regularmente acompañaba al sacerdote, de todas sus confianzas, pues le ayuda en todo e incluso, era quien le hacía todos los mandados y atendía en todo lo que necesitaba y por si fuera poco, contaba con las llaves de la puerta de la entrada de su habitación.

Ante tal situación y debido a que no se descartaba la posibilidad de que este joven pudiera tener alguna relación con el asesinato, policías ministeriales se dieron a la tarea de buscarlo para someterlo a un interrogatorio.

Posteriormente, cuando los ministeriales lo ubicaron y detuvieron muy cerca de su domicilio, ubicado a unos cuantos metros de la Iglesia de San Isidro Labrador, de inmediato lo trasladaron a las instalaciones del centro de justicia para someterlo a un interrogatorio.

Sin embargo, con gran sorpresa los ministeriales descubrieron que durante los cuestionamientos el ayudante del cura se mostró sumamente nervioso y cayó en constantes contradicciones, por lo que en ese momento, al considerar que podía tener relación en el crimen o complicidad con los asesinos, lo interrogaron más ampliamente y con mayor rigor.

Conforme avanzaron los cuestionamientos, a los investigadores ya no les quedó la menor duda, que dicho sujeto era el responsable del crimen, pues aparte del nerviosismo que mostraba y las contradicciones en que cayó confesó que él contaba con las llaves de la puerta de entrada de la habitación del sacerdote, cuya cerradura nunca fue forzada, además de que dijo que horas antes estuvo con él, cuando antes había dicho que los miércoles no asistía a la Iglesia, debido a que el padre nunca estaba porque ese día descansaba y lo tomaba para pasear.

Pero el asunto quedó aclarado y se confirmó que el ayudante había sido el responsable del crimen, después de que los ministeriales encontraron dentro de su casa una bermuda llena de sangre, que al practicarle la prueba del ADN se estableció que era la del sacerdote.

Ante tal situación, el ahora presunto homicida fue trasladado de nueva cuenta al centro de justicia local, donde a decir de elementos de la Policía Ministerial, al ser sometido a un nuevo interrogatorio, confesó que había matado al padre debido a que lo sorprendió dentro de su habitación cuando se robaba las limosnas de la Iglesia.

Dijo que desde hace 4 miércoles, cuando el Padre Luís se iba de la Iglesia, aprovechando que no estaba y que contaba con las llaves de la puerta de su habitación, entró para robarse las limosnas.

Ese miércoles, agregó, no fue la excepción; sin embargo, como el cura ya se había dado cuenta de lo que estaba pasando, sorpresivamente regresó y lo sorprendió con las manos en la masa, cuando de nueva cuenta se robaba las limosnas y debido a que le reclamó y recriminó airadamente, además de que lo amenazó con denunciarlo a la policía por haber faltado a su confianza, no tuvo más remedio que quitarle la vida para no ir a la cárcel.

La FGJEM informó que confeso de los hechos, el detenido quedó a disposición del ministerio público e indicó que una vez que se giró la orden de aprehensión en su contra, alrededor de la media noche del sábado, fue ingresado al penal de Neza-Bordo, donde quedó a disposición de un juez de control y juicios orales, con el fin de que sea esta instancia, quien determine su situación jurídica por su presunta responsabilidad en el delito de homicidio.

¿Te informaste? Dale
 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

¿Preguntas o sugerencias? Contáctanos en lapoliciaca@hotmail.com o por medio de nuestras redes sociales

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba
error: Content is protected !!