La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Nadie se atreve a preguntar el porqué las mataron

Nadie se atreve a preguntar el porqué las mataronTixtla, Guerrero.- La huellas del crimen están frescas: el olor a carbón aún es fuerte, el piso está mojado, las paredes quemadas. Dentro de la casa todo está revuelto, quemado también. La casa está cerrada con candados. Los vidrios de la puerta y la ventana están rotos. Está abandonada.

Ahí la tarde del jueves mataron a Gudelia, de 52 años de edad, y a su hija Kenia, de 13. Primero les dieron de tiros y después les rociaron gasolina y las quemaron.

La casa  está ubicada en la calle Armendaris, en barrio Santiago, donde la tarde de ayer viernes casi nadie pasó, está semidesierta. Hay una calma inusual. Los vecinos pasan a prisa, sin detenerse.

A unas cuadras velan a las dos mujeres. En una callejuela hay dos conos color anaranjado que marcan el alto y un hombre también lo hace. A lo lejos apenas y se miran algunas sillas afuera de una casa donde se lleva acabo el velorio. No permiten el paso. A la cuadra siguiente hay dos patrullas de la Policía Estatal, que el jueves a las 4:00 de la tarde no se pararon por ahí.

De acuerdo al reporte de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, un comando en varias camionetas llegó a la casa de Gudelia. Entraron y la asesinaron junto con su hija y antes de irse le prendieron fuego. Los hombres armados salieron del barrio y se metieron por la carretera federal Chilpancingo-Tixtla y pasaron cerca de un módulo de la Policía Municipal.

En los mismos hechos, el grupo armado se llevó a un hombre que pasaba por ahí, pero otros dicen que podrían ser otros dos más.

Minutos después llegaron al lugar policías y bomberos para sofocar el incendio, sin saber que dentro de la casa se quemaban los cuerpos de Gudelia y Kenia.

Con el descubrimiento, la casa fue acordonada y llegó el personal del Servicio Médico Forense (Semefo).

Gudelia, de acuerdo con las versiones de sus vecinos, era una mujer tranquila que por las noches vendía cena en el barrio del Santuario, ubicado al extremo de la ciudad. La recuerdan como la propietaria de una tienda donde los niños jugaban maquinitas. Su hija Kenia cursaba el primer año de secundaria.

Nadie se atreve a decir los motivos de la muerte de Gudelia y Kenia.

Con información de El Universal

¿Te informaste? Dale
 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba