La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Tasa de sobrepeso de menores se ha estabilizado, pero aún falta reducirla

En los últimos años la tasa de obesidad infantil en Nuevo León se ha estabilizado, siendo la meta reducir el 34 por ciento que existe hoy en día en niños y niñas.

Considerada como una enfermedad crónica, la obesidad es uno de los principales padecimientos en Nuevo León, gracias a las enfermedades ligadas, como la diabetes o complicaciones cardiovasculares.

Cifras de la Secretaría de Salud de Nuevo León estimaban que, al menos, un 71 por ciento de la población adulta en el estado tienen obesidad o sobrepeso, a decir de cifras del 2013.

La mala alimentación y su relación con el sedentarismo son los principales componentes para generar esta situación.

La misma dependencia estatal informa que el 70 por ciento de los menores ( de entre 5 y 19 años) no practica alguna actividad física.

Pese a toda esta avalancha de indicadores negativos, en los últimos años estos promedios se han estabilizado, indicó Fernando Lavalle González, representante del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”.

“Nuevo León es el primer estado que ha logrado estabilizar la tasa de crecimiento de la prevalencia de obesidad. Lo que hoy se necesita es reducir ese número y atender a quienes ya tienen el problema”, apuntó, citando estadísticas del Programa Salud para Aprender y Secretaría de Salud.

Generar un hábito

Además de los múltiples beneficios en materia de salud, controlar y disminuir el peso corporal brinda una mejor autoestima al niño, quien es víctima de discriminación y bullying a causa de este problema.

Los resultados de menores que han sido estabilizados, tanto de sobrepeso como de los padecimientos físicos que esta condición atrae, son notorios y pueden ser percibidos a partir del sexto mes, indica Elizabeth Solís Pérez, responsable del Programa de Obesidad Infantil.

“Tenemos testimonios que a los seis meses los niños mejoran en estabilizar su peso, y que no siga incrementando; controlamos a quienes tengan sus triglicéridos elevados.

“Nos interesa es que ellos generen un hábito de hacer ejercicio e integren una alimentación basada en frutas y verduras”, indica la también coordinadora del programa Healthy Nutri Camp.

Cuando los niños empiezan a ver los resultados empiezan a desarrollar una disciplina, al hacerse responsables de su cuidado, asesorando a sus padres en materia alimenticia.

No es bajar de peso

Un concepto que recalca Lavalle González es que los tratamientos a los menores no deben buscar sólo bajar de peso, pues deben enfocarse a promover su correcto desarrollo.

Como ejemplo refiere que con una reducción considerable de las calorías, una persona estaría perdiendo la posibilidad de ganar estatura, por ello indicó que es importante que un especialista trate el caso de manera particular.

“No se trata sólo de que los niños reduzcan de peso, se trata de estabilizarlos y que crezcan. Que exista un balance para que obtengan los nutrimentos necesarios para que crezcan”, explicó Fernando Lavalle González.

 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba