La Policiaca – La Nota Roja De Mexico

Tijuana, en alerta por repunte de violencia

Los tiempos más violentos de Tijuana quedaron atrás. Sin embargo, las balaceras y ejecutados, las extorsiones y secuestros son más que un doloroso recuerdo: son una amenaza latente. En cuestión de meses, un nuevo brote de violencia ha sacudido la paz que los tijuanenses habían logrado en los últimos años.

Sin contar mayo, que según la procuraduría sería el peor en lo que va del año, las cifras oficiales de homicidios (dolosos y culposos) entre enero y abril encienden las alertas: un total de 317 casos. El número se acerca al conteo global de todo 2012: 332 asesinatos durante el último año de la presidencia de Felipe Calderón.

Es claro en las cifras y en los hechos: el primer trimestre del año es el más violento del sexenio. Con 191 averiguaciones previas por homicidio doloso, el incremento es de 97 por ciento respecto al mismo periodo de 2015. La suma rebasa también a los casos registrados entre enero y abril de 2013 y 2014.

En la zona urbana de Tijuana, algunas colonias que presumían su tranquilidad han despertado de golpe a una nueva realidad. Es el caso de Camino Verde, en la delegación Sánchez Taboada, donde la invasión del narcomenudeo ha dejado sus primeras víctimas.

“Está muy inseguro aquí, hay mucha violencia, robos y matanzas. Alrededor ha habido muchos muertos, quién sabe por qué, pero es un hecho”, aseguró Martha García, quien atiende un local en la esquina de Popocatépetl y Baja California.

“Antes era muy tranquilo y ahorita se vino todo para abajo, hay mucha violencia y ni en su casa uno puede estar seguro, porque no sabe cuándo puedan llegar”, reflexionó la también vecina, tijuanense de nacimiento.

Al recorrer Camino Verde es evidente la inversión pública. En contraste con las casas humildes que se multiplican en los cerros, en la avenida principal destacan las obras de concreto: canchas deportivas, juegos infantiles y áreas comunes. Los logotipos de Vivir Mejor conviven, desgastados, con grafitis y basura. Es la imagen de la fallida “recuperación de espacios”.

A unos metros de ahí, en la calle Aguajito, un hombre fue asesinado con siete disparos el sábado 9 de junio. José Luis Rosas dejó cinco huérfanos, pero en su familia hay total hermetismo. Sobre el caso, una vecina especula: “Sí se escucharon los balazos y andamos todos espantados. Pero ¿qué queremos? La misma gente de aquí se ha metido con aquellos”.

Su lectura coincide con la intepretación de la procuradora de Baja California. En entrevista con MILENIO, Perla del Socorro Ibarra, explicó el repunte: “La mayoría de estos homicidios están relacionados con el tema del narcomenudeo”.

La titular de la PGJE informó que, hasta ahora, han resuelto 35 por ciento de los casos y descarta las versiones sobre la incursión de un nuevo cártel, en particular del Jalisco Nueva Generación, que buscaría dominar la ciudad fronteriza.

–Tenemos claro que aquí hay una pugna entre grupos que operan el tema del narcomenudeo.

–¿Son nuevos grupos o ya estaban aquí?

–Son gente que ya ha estado operando en el estado.

–¿Habría que encender las alertas?

–Es un tema muy preocupante para nosotros y eso nos mantiene ocupados, sobre todo en la comunicación con las otras autoridades para resolverlo.

***

La ola homicida en Tijuana también ha golpeado a los locales y empresas. A finales de abril, un restaurante ubicado en el bulevar Cucapah fue atacado por hombres armados; un comensal falleció en el lugar y otro resultó lesionado.

El sábado 11 de junio, un operador de montacargas fue asesinado junto al propietario de una fábrica de tarimas en la avenida Las Torres. La actividad del negocio continúa, pero hay nerviosismo entre sus trabajadores. Un encargado, tembloroso, evita comentar los hechos que atestiguó.

Para los empresarios, estos signos son preocupantes para la economía local. “Si te digo que estamos bien, sería echar mentiras. Es un tema que no podemos negar. Los homicidios del crimen organizado están a la orden del día”, afirmó en entrevista el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Tijuana, Gilberto Leyva.

De igual forma, reveló que ya ha recibido reportes por parte de sus agremiados: “Sí nos ha pegado, no igual que antes, pero sí”. Su temor es un regreso a los peores tiempos, cuando las extorsiones y robos estaban a la orden del día.

El dirigente de la Cámara Nacional de Comercio concluyó: “Se descuidó la seguridad y los delincuentes aprovecharon para volverse a organizar. Nos da terror volver a esos esquemas cuando ni siquiera podías salir a la calle”.

***

La envidiable ubicación de Tijuana, vecina de San Diego, California, fue durante años una maldición. Los tijuanenses no podrán olvidar los horrores que vivieron entre 2007 y 2009, cuando la guerra entre los cárteles se apoderó de las calles.

Salir en 2011 del ranking de “las 10 ciudades más violentas del mundo” fue un logro gigantesco. La estrategia involucró a los tres niveles de gobierno, las fuerzas armadas y la sociedad civil. Recuperar la confianza fue crucial: las denuncias anónimas permitieron ampliar las detenciones y operativos.

Un personaje clave durante esos años fue el teniente coronel Julián Leyzaola, quien tras ocupar cargos en centros penitenciarios y en la Policía Estatal, llegó a la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana. Con la autoridad de haber contribuido a la pacificación de la ciudad, lamentó el panorama actual:

“Es triste para una ciudad que ya vivió una situación de criminalidad, que la ciudadanía tenga que revivir esos tiempos tan difíciles. El que volvamos a tener estos números tan frustrantes es resultado de una falta de trabajo por parte de la autoridad”, afirmó a MILENIO.

Para Julián Leyzaola no es ningún secreto que un cártel incursiona en la región y atribuyó al agobio de los tijuanenses sus votos en la última elección. Postulado por el Partido Encuentro Social, sin experiencia en cargos de elección popular y con apenas 100 mil pesos para su campaña, por poco le arrebata la presidencia municipal al PRI y al PAN.

“Es un grito de auxilio de los tijuanenses, es decir, ‘no queremos regresar a la incertidumbre de aquellos tiempos’. En mí vieron a la persona que ya los sacó de esa situación, de ese hoyo”.

Pese a todo, Tijuana no se paraliza. El brote de violencia no es ningún secreto y cada vez ocupa más espacio en la prensa local. Pero no ha logrado detener el incesante flujo de personas y vehículos, el paso de miles de migrantes y viajeros, el abundante flujo de divisas o su vida nocturna. La vida continúa, como si nada, al menos por hoy.

………………..

Con información de: Bernardo Cisneros

 
 

Deja tu Comentario

 

La selección y la colocación de noticias en esta página se ha determinado automáticamente mediante un programa informático.

La información que se muestra refleja el contenido disponible públicamente en la red.

Copyright © 2015 La Policiaca

Ir Arriba